About.me/mgclaros

2 jun. 2015

Entre nomófobos y nomófilos

Las personas que padecen nomofobia se denominan nomófobos (aunque la RAE ya haya dejado entrar a los -fóbicos). Suelen ser personas, con más frecuencia mujer y adolescente, con poca seguridad en sí mismas y con una autoestima deplorable. De hecho, los especialistas dicen que es un problema de autoestima y de relación, y que la inseguridad personal es el factor más habitual.
La palabra nomofobia no tiene un origen grecolatino convencional como la mayoría de las fobias, sino que viene de no-mobile phone phobia, o sea, el miedo a estar sin móvil por una dependencia llevada al extremo insano. Estas personas son incapaces de apagar el móvil, ni tan siquiera por la noche.

Lo curioso es que yo conozco unos pocos nomófilos, o sea, gente que le encanta vivir sin un móvil.

Pero lo peor, según se deduce de un buen artículo sobre el tema, es que se trata de una cagada etimológica. Gracias a @translartisan