About.me/mgclaros

10 mar. 2020

COVID-19 es femenino, queridos míos

Estamos inmersos en una pandemia causada por un virus de nombre coronavirus 2 del SRAG (SARS-CoV-2). Por tanto, es lógico citarlo como el (virus) SARS-CoV-2 o simpliciarlo a el coronavirus. Está estrechamente emparentado, como su nombre indica, con el que provoca el SRAG (síndrome respiratorio agudo grave, SARS en inglés), pero no es la misma enfermedad. Por eso, y para que pueda pronunciarse casi en cualquier idioma y no aluda a una localización geográfica específica, ni a un animal, ni a ningún grupo de personas, la OMS ha decidido el 11 de febrero de 2020 denominarla coronavirus disease 2019 y abreviarla con «CO» (coronavirus), «VI» (virus), «D» (disease) y 19 por el año del brote: COVID-19. Se traducirá como enfermedad por coronavirus de 2019, pero el acrónimo se deja intacto (por ahora). Para nombrarla con propiedad usaremos la COVID-19, porque núcleo sintáctico principal es el sustantivo femenino disease → enfermedad.

Si todos mantuviéramos esta diferencia de género entre el virus y la enfermedad, evitaríamos que muchos llamen al virus por el nombre de la enfermedad, porque la COVID-19 está provocada por el SARS-CoV-2. La COVID-19 es una enfermedad, no un virus.

Dije que por ahora usamos COVID-19, pero sería buena idea que intentemos traducir su nombre, igual que hicimos con el AIDS → sida y el SARS → SRAG. Podemos usar la enfermedad por coronavirus de 2019 (ECOV-19), o bien la neumonía coronavírica de 2019, e incluso crear un neologismo: la coronavirosis de 2019.

PD: gracias a la Fundéu, Bertha Gutiérrez, Gustavo Silva y Álvaro Villegas por inspirar los últimos añadidos traductoriles y ciertas correcciones.